Terapia de inteligencia emocional

Decubre como puede entrenarse la inteligencia emocional, que es la capacidad de identificar nuestro estado emocional, y gestionarlo de forma adecuada. Entra dentro del tan demandado grupo en el mundo profesional de las «soft skills».

La Inteligencia Emocional es un constructo relativamente reciente en psicología. Peter Salovey y John Mayer de las universidades de New Hampshire y de Yale fueron los primeros investigadores en utilizar en término “Inteligencia Emocional”, pero no fue popularizado hasta 1995 gracias a Daniel Goleman con su libro “La Inteligencia Emocional”.

¿Qué es la inteligencia emocional? Definición

Daniel Goleman la define como la capacidad del individuo para identificar su propio estado emocional y gestionarlo de forma adecuada. Esta habilidad  repercute de forma muy positiva sobre las personas que la poseen, pues les permite entender y controlar sus impulsos, facilitando las relaciones comunicativas con los demás.

Defiende en su publicación que el éxito de una persona no viene determinado únicamente por su coeficiente intelectual o por sus estudios académicos, sino que entra en juego las competencias emocionales.

La inteligencia emocional, parte de las inteligencias múltiples

El concepto inteligencia está vinculado a la capacidad para escoger las mejores opciones en la búsqueda de una solución.

Howard Gardner, en 1983, con su concepto de inteligencias múltiples, hizo referencia a diversos tipos de inteligencia, según las habilidades que se ponen en juego.

También planteó que el éxito en la vida no se alcanza solamente con tener un buen expediente académico, que por ejemplo hay personas con buenas notas pero luego a nivel social no saben elegir buenas parejas y amigos, y gente que triunfa en el mundo de los negocios sin haber tenido un buen éxito académico. Como él señala Michael Jordan no es menos inteligente que Albert Einstein, simplemente sus inteligencias pertenecen a campos diferentes.

Competencias de la inteligencia emocional

Nuestro cerebro está dividido en dos hemisferios: el izquierdo y el derecho. El hemisferio izquierdo está especializado en la razón y en el lenguaje; el derecho en las emociones, las no palabras y lo corporal.

Para que podamos conseguir un equilibrio emocional y una vida plena y tranquila es necesario aprender a integrar ambos hemisferios, sacando la sabiduría de nuestras emociones e integrándolas con la razón para poder frenar nuestros impulsos emocionales.

Es necesario contar con una integración para gozar de salud mental, al igual que los órganos actúan conjuntamente en nuestro cuerpo, es necesario que el cerebro que integre todas sus partes.

La Inteligencia Emocional es la capacidad de integrar la mente emocional y racional. No es algo innato, es decir no nacemos con ella, es una habilidad y por tanto mediante la práctica repetida podemos aprenderla, dado que el cerebro es como un “músculo”, cuanto más lo entrenamos más fuerte se hace.

¿Cuándo podemos aprenderla? A cualquier edad, dado que el fenómeno de la neuroplasticidad cerebral explica la capacidad del cerebro de poder adaptar su actividad y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de toda la vida.

estados de ánimo en la inteligencia emocional

El concepto de inteligencia ha cambiado con el paso del tiempo

Como hito importante para la educación Gardner señaló que la inteligencia no es algo innato, sino que también es adquirida, y diferente en cada ser humano, y cada uno tenemos una predisposición a diferentes tipos de inteligencia.

Señaló 9 tipos de inteligencia:

  • Lingüístico- verbal
  • Lógico-matemática
  • Espacial
  • Musical
  • Corporal cinestésica
  • Naturalista
  • Intrapersonal e interpersonal

Sobre estas dos últimas Goleman hizo la clasificación de las 4 competencias emocionales, las cuales serían:  

  • A nivel intrapsíquico:
    • Conciencia de uno mismo
    • Autogestión
  • A nivel interpersonal
    • Conciencia social
    • Gestión de las relaciones.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad